15 mayo, 2019 admin

Melómano de Oro para el CD «Scarlatti: Venezia 1742»

La Tempestad ha sido reconocida con el Melómano de Oro de la revista Melómano por su grabación de sonatas de Domenico Scarlatti en los arreglos de Silvia Márquez.

La Tempestad, dirigida por Silvia Márquez, presentará el programa «Vivaldi Natura: Las cuatro estaciones», que tendrá como solista al violinista Pablo Suárez Calero.

Un pequeño jilguero y la noche completan el cuadro, con Guillermo Peñalver a la flauta. Las cuatro estaciones, Il Gardellino y La Notte: conciertos para instrumento solista y orquesta; una explosión de naturaleza y virtuosismo, y la maestría de “dibujar con la música”.

Nuria Espert adapta y pone voz a los sonetos que inspiraron «Las cuatro estaciones», extraídos de los que preceden a cada una de las estaciones en la edición de Michel-Charles Le Cène de Il Cimento dell’Armonia e dell’Inventione, Op. 8 (Ámsterdam, 1723-1725).

RESEÑA

REVISTA MELÓMANO | MAYO 2019

Siguiendo los pasos de su padre y mentor, Domenico Scarlatti fue un clavecinista y compositor de un extenso corpus de sonatas. Venezia 1742 recoge algunas de las que creó una vez realizado el cambio de península, trabajando como profesor de música de María Bárbara de Braganza, en Portugal, y más tarde en la corte de los Borbones.

Cabe destacar la importante labor musicológica realizada. Las sonatas aquí grabadas presentan unos rasgos particulares que suponen una novedad con respecto a lo que Scarlatti venía haciendo. Principalmente en la escritura de la partitura, aparentemente para tecla —como ya era habitual en él—, pero con escasas indicaciones de cifrado en el continuo y algunas posiciones prácticamente imposibles para la mano derecha y, sin embargo, perfectamente factibles en el violín o en la mandolina, muy popular en Italia. Esto hace pensar en que eran obras destinadas a un pequeño conjunto de instrumentos, y es lo que aquí encontramos.

Los arreglos son inteligentes y acertados. Podemos encontrar alternancia de instrumentos y diálogos entre violín y traverso, como en la Sonata en Mi menor K. 81, respetando el principio de contraste y variedad.

En el bajo continuo se han conseguido distintas densidades. En ocasiones suena la tecla sola, mientras que en otras se suman el contrabajo y el violonchelo para crear una sensación poderosa y grande, apoyando los efectos dinámicos de crescendo y diminuendo.

Estas sonatas muestran una novedad estructural con respecto a las anteriores, constando de dos a cuatro movimientos. Sin embargo, se nos presenta la Sonata en Sol mayor K. 79 (Allegrissimo), en un solo movimiento y para tecla —como era habitual en el compositor—, interpretada de forma magistral por Silvia Márquez.

Estas sonatas, calificadas como «arcaicas» por La Tempestad, nos muestran la versión de un Scarlatti lejos de Italia, del teatro y de la ópera, en busca de una mayor tranquilidad y libertad creativa, pero que en este caso nos deja unas obras poco innovadoras en su estilo, quizá porque estuvieran destinadas a sus alumnos de la corte.

 

Enrique Pastor Morales

ENLACES

No hay productos
X